Cerrar

es | val   

Las empresas que implantan nuevos modelos de gestión centrados en las personas son más innovadoras, resilientes y competitivas

Las Naves

Los expertos expusieron ejemplos de cómo la evolución hacia nuevos modelos de liderazgo crea valor dentro y fuera de la entidad

Las Naves

Las Naves

Publicado el viernes, 26 de marzo de 2021 a las 11:27

Dentro de diez años, las organizaciones tendrán poco que ver con las de cinco o diez años atrás. La evolución hacia nuevos modelos de gestión y liderazgo, que implican una revisión de los roles tradicionales de las personas y buscan despertar todo su potencial, es una tendencia en pleno desarrollo y no tiene vuelta atrás, una vez que han quedado demostrados sus impactos positivos en términos de motivación, productividad, innovación y competitividad. Una visión que comparten los expertos que han participado en la jornada ‘Reimaginando las organizaciones’, enmarcada en el proyecto ‘Organizaciones de Futuro’ del centro de innovación Las Naves, del Ayuntamiento de València.

"Cuando las organizaciones son más humanas y más sostenibles mejoran su capacidad de respuesta, su resiliencia, y eso se traduce en mejora de resultados y aportación de valor para su entorno", subrayó en la apertura del evento Carlos Galiana, concejal de Innovación del Ayuntamiento de València. “No cabe duda de que las grandes transformaciones que necesita esta sociedad se darán si su tejido empresarial las lidera y las personas y los equipos que conforman éstas las emprenden”, subrayó.

En este contexto, hace seis meses se puso en marcha en Las Naves el proyecto ‘Organizaciones de Futuro’, “que aspira a generar conocimiento sobre nuevos modelos dentro de las empresas e instituciones, donde se adopten fórmulas que humanicen, promuevan y creen conciencia en torno a otras formas y mentalidades de organización, liderazgo y propuestas de valor”, detalló Marta Chillarón, directora de Las Naves.

Transformación desde las personas

En este nuevo paradigma de organizaciones sostenibles y centradas en las personas, la organización deja de concebirse únicamente como instrumento de generación de valor económico. Se considera un vehículo del desarrollo profesional, pero también personal, y creadora de valor e impacto positivo, tanto internamente como en su entorno.

Confianza, co-creación, corresponsabilidad, propósito compartido, liderazgo distribuido, inteligencia colectiva, sociocracia y otros conceptos disruptores en gestión de personas centraron gran parte de las intervenciones de los participantes en las jornadas. Los expertos introdujeron, también, en sus reflexiones y aportaciones, indicadores y ejemplos prácticos que reflejan los impactos reales de estas nuevas formas de organización y liderazgo en términos económicos.

En este sentido, Olivier Gesbert, propietario de Pressto Perú, expuso la experiencia que transformó su empresa y le llevó a cofundar la iniciativa Organizaciones Colaborativas. A consecuencia de un problema familiar grave, que le obligó a trasladarse a Francia durante un largo periodo de tiempo, sus empleados asumieron la responsabilidad de autogestionarse dentro de la empresa y fueron los principales artífices de su cambio.

“Afrontaron y resolvieron los problemas mejor de lo que yo lo habría hecho. Ha habido 3 palancas clave en nuestra transformación como organización: la confianza, que se demuestra con hechos, el autocontrol y la autogestión. Dos años después, la productividad por persona había aumentado un 29% y los resultados del negocio habían crecido como nunca. Los empleados han pasado a manejar su unidad de negocio, sus ingresos y resultados", detalló.

¿Están preparadas las organizaciones para afrontar esa evolución?

Los expertos que participaron en la jornada ‘Reimaginando las organizaciones’ -procedentes del mundo académico, del emprendimiento, asociativo y de la empresa privada- coinciden en que la transformación de las organizaciones es un proceso que requiere, en la mayoría de los casos, de un cierto tiempo para desarrollarse y consolidarse. De hecho, advierten de que puede fracasar si intenta imponerse de forma abrupta, dado que existen muchos factores o situaciones que requieren de respuestas o adaptación: desde la reticencia o el miedo al cambio a la existencia de una manera de trabajar muy estandarizada o una cultura en la que el propietario o líder tiene una gran dominancia.

“Es necesario perseverar y tener paciencia. Las organizaciones no son perfectas, porque están formadas por seres humanos, que no lo somos. Pero hay que empezar a andar, porque, si no, no llegaremos a ningún sitio. Siendo consciente de que no será fácil y que no será todo perfecto, pero visionando un camino y un futuro mejor”, indicó Margarita Albors, fundadora y presidenta de Social Nest Foundation.

En la misma línea, Ana Moreno, profesora de la Escuela de Ingeniería Industrial de la UPM, "La dificultad de la transformación organizativa completa no es incompatible con ir introduciendo prácticas, equipos, rutinas... que vayan introduciendo el cambio. Cuando se generan las condiciones, las personas crecen y aportan".

David Tomás, cofundador de Cyberclick, y Óscar García, de K2K Emocionando, pusieron sobre la mesa la necesidad de cambiar el rol de la propiedad y los modelos de liderazgo. Coincidieron en que el progreso de la organización requiere de líderes inspiradores, motivacionales, que consigan implicar al resto de personas. Ambos advirtieron de que, si no es así, el líder no dejará que el potencial del resto de personas se desarrolle.

Sin recetas: Soluciones adecuadas a cada empresa y entorno

“No hay recetas estándar, que sirvan para todo tipo de organizaciones y contextos. Cada uno tenemos que aportar y aprender para construir las organizaciones del futuro. Tenemos que reflexionar, experimentar, co-crear,... es un camino muy incipiente y hay muchas dudas -en términos jurídicos, legales, laborales,..-. Cada marco legislativo y cultural es diferente y no existen soluciones globales estándar. Hay que buscar lo que tenga sentido en cada entorno y para cada entidad”, aseguró Mónica Expositor, fundadora de Neomeraki e impulsora de Organizaciones de Futuro, de Las Naves.

En la última parte de la jornada, aportaron sus reflexiones sobre la transformación en los modelos organizativos y de liderazgo Tomás González, director de la Cátedra de Economía y Humanismo de la Universitat de València; José Enrique García, director de Equipo Humano; Raquel Montesinos, directora de AJEV (Asociación de Jóvenes Empresarios de Valencia); Enrique García, director general de Florida Grup Educatiu; Encarna Mazón, directora de la Cátedra de Cultura Empresarial de la Universitat de València, y Juan Poveda, socio fundador de Trumbo y profesor asociado de ESIC.

"Invito a los empresarios a preguntarse qué cambiaría si ellos cambian. Creo firmemente en los empresarios que hacen empresa para que las personas crezcan. El día que tomemos conciencia de que las empresas son un medio para el crecimiento personal, el mundo cambiará", concluyó Olivier Gesbert.

Fuente original del contenido:

Las Naves  

S/V
980 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar